« Benidorm, Oslo y el desierto de Nevada: las pocas reglas que necesita la planificación urbana | Inicio | Arte en las cloacas de las ciudades: los espacios públicos que no queremos ver »

31 enero 2008

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c564953ef00e5500677168833

Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a Cuando nos despertamos, el dinosaurio malhumorado y desahuciado seguía allí:

Comentarios

 


Identidades digitales

Facebook Flickr LinkedIn Skype Tumblr Twitter Typepad Vimeo YouTube

Twitter Updates

    follow me on Twitter

    Friend Connect

    Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported

    Estadísticas



    Blog powered by Typepad
    Miembro desde 10/2004